Caminando por Roma

Voy a daros diferentes ideas para caminar por Roma. Vais a necesitar un mapa, pero seguro que el hotel en el que os alojáis, os lo proporcionará. O sino, antes de iros haceros con una guía que tenga callejero.

Las propuestas serán para días completos. Os voy a hacer tres propuestas, es posible que cada propuesta os lleve más de un día. Lo que os recomiendo es que disfrutéis de cada una de las visitas, tardéis el tiempo que tardéis. Si no os da tiempo, no importa, siempre está la opción de volver.

Propuesta 1

Vamos a partir de la plaza de la República dónde se encuentra una de las iglesias más bonitas y más importantes de Roma, Santa María degli Angeli (Santa María de los Ángeles).

Plaza de la Republica, Roma

Su aspecto exterior no dice nada porque parece derruida pero el interior es increíble. Está construida en el terreno que ocupaban las termas de Diocleciano, el edificio fue diseñado por Miguel Angel y tiene unos frescos pintados por él.

Disfrutarla.

De aquí, a Santa María Maggiore (Santa María La Mayor), la iglesia más grande en Roma dedicada a la Virgen. Desde la plaza de la República, cogiendo Via Nazionale, la primera a la izquierda Via Torino, siguiendo Via Torino, al final la veis. Es una iglesia que está sobre un templo pagano dedicado a Cibeles. La actual es del siglo IV pero fue restaurada durante el siglo XVIII por lo que la fachada es de éste período. Según la leyenda fue la Virgen la que le dijo al Papa Liberio cómo quería la iglesia. Aunque la forma de la planta fue diseñada por una gran nevada. Ha tenido varios nombres, como Santa María de las Nieves, Santa maría Liberiana y también Santa maría del pesebre porque recibió una reliquia del Santo Pesebre.

Moisés de Miguel AngelDe aquí a San Pietro in Vincoli, no es una iglesia muy visitada pero dentro está la escultura del Moisés de Miguel Angel, una de sus obras maestras. Para llegar desde Sta. María Maggiore coger la Via Cavour y para abajo. Ojo, no os saltéis las escaleras que os quedarán a mano izquierda que es por donde se llega a la iglesia. Son bastante malas y muy empinadas, pero es el camino más rápido. Una vez visitada la iglesia, según salís bajáis la calle y ya enseguida veréis el  Coliseo.

En la misma puerta del Coliseo, podéis comprar las entradas. Os ofrecerán una que incluye el Coliseo el Palatino y el Foro.  Depende de las ganas que tengáis para andar. Pero OJO! Dentro del Palatino y del Foro, no hay restaurantes,  ni cafeterías ni nada de nada por lo que si vais a entrar a la hora de comer, llevar bocadillo, agua o algo porque no os dejan salir y volver a entrar. Una de las veces que fui habían colocado unas máquinas de vending pero la siguiente vez, ya no estaban. Desde la taquilla del Coliseo, vais ver una boca de metro. Dentro del metro, hay puestos en los que os venderán trozos de pizza y agua. Pero lo que os recomiendo, si es la hora de comer, no entrar todavía. Rodear el coliseo y justo detrás sale una calle que se llama Vía San Giovanni in Laterano (Vía San Juan de Letran). Ahí tenéis pequeños restaurantes y nada caros.

San Juan de Letran

San Juan de Letrán

 

Además, al final de la calle está San Juan de Letrán (San Giovanni Laterano), la primera sede del Vaticano. Increíble! No os la perdáis, merece muchísimo la pena. Para mi gusto, será la iglesia más bonita de Roma.

A continuación ya de vuelta en el Coliseo podéis comprar las entradas en la misma puerta. Si veis que hay mucha gente, un poco más adelante, está la puerta para pasar al Palatino y también venden las entradas. Normalmente hay menos gente. Yo compraría la que es completa, para entrar en los dos sitios. Entrar en el Coliseo, y pasar al Palatino. Creo que antes de entrar, hay que leer sobre todo lo que vais a ver dentro. Hay restos de los primeros asentamientos de Roma, después fue un barrio residencial con vistas al Circo Massimo. Está la casa de Livia esposa de Augusto, la residencia privada de Octavio Augusto por ejemplo.

 

Una vez terminada estas visitas, la salida está por el Arco Di Tito, pasar y tirar a la derecha, hacia Santa María in Cosmedín que está cerca y es donde está la boca de la Verita (la boca de la Verdad) y  pasaréis por el circo Maximo, es como si vierais la película de Ben Hur!

Boca de la verita

 

Si todavía tenéis fuerzas y queréis seguir, ir por el Campodoglio, donde está la loba con sus cachorros y al lado el monumento de Vitorio Emanuelle II, al que cariñosamente le llaman la máquina de escribir. Al otro lado del monumento es donde empieza el Foro Trajano y la columna que veis es la famosa columna de Trajano toda de mármol e increíblemente tallada.

Propuesta 2

Para otro día, la propuesta es la Basílica y los museos Vaticanos. En primer lugar, hay que llevar las entradas. Hay maneras de entrar sin hacer tanta cola con un poco de picardía, pero si vais a ir, lo mejor es llevar las entradas y listo. No se pueden llevar los hombros al descubierto y mejor si no se va en pantalón corto. No por el museo sino por la Basílica.

Hay una línea de metro que es la línea roja que te lleva directamente hasta la parada Ottaviano. Salir del metro y caminar hacia dónde va la gente, que suele ser a la calle se llama Via Ottaviano. Os daréis de bruces con la muralla del Vaticano. Dejar la muralla a vuestra izquierda y darle la vuelta hasta encontrar la entrada para los Museos Vaticanos.Museos Vaticano Lleváis ya la entrada así que adentro. OJO, no busquéis la capilla Sixtina. Porque es la última sala y no te dejan retroceder. El museo merece muchísimo la pena. Hay tanto que ver dentro y todo os va a sonar tanto que como no os lo expliquen o llevéis la audio-guía no te vas a enterar muy bien. La audio-guía la puedes coger dentro, después de pasar el control, en caso de que no la lleves incluida en la entrada. Para comprar la entrada lo puedes hacer en la web oficial del museo Vaticano o sino, en la agencia de viajes te lo gestionan por unos pocos euros Tempo Tours.

La visita termina en la basílica. Es enorme. Pensar que cada letra de la frase que está al lado del techo y rodea la iglesia por dentro tiene uno ochenta de alto y se ven chiquititas. Veréis un San Andrés que debajo de la cruz tiene unas escaleras. Por ahí se va a la cripta y es donde están enterrados casi todos los Papas, incluido Juan Pablo II.

El VaticanoUna vez hecha toda la visita, salís al patio. De frente, por Via de la Concilliazione se llega a Castel Sant Angelo y al río. Dejando el río a mano izquierda, seguir toda la orilla. Es un paseo muy agradable. Por este paseo llegaréis al barrio del Trastévere. Es la zona bohemia de Roma, un espacio original y colorido que se aferra a sus raíces de clase obrera con siglos de historia. El barrio es famoso por sus restaurantes de comida italiana innovadores y tradicionales, cervecerías y tiendas artesanales. En la Plaza Santa Maria in Trastevere, está una iglesia dorada llena de mosaicos. Suele haber un montón de gente por esa zona.

Por el día de hoy creo que ya tenéis suficiente.

Propuesta 3

Para otro día, Plaza España y Tritina dei Monti, la Piazza del Popolo, Piazza Colonna, Fontana di Trevi, Templo Adriano, San Ignacio de Loyola, Panteón, Piazza Navona.

Plaza España RomaPartiré desde la Plaza de España. La Fuente es un barco naufragado, se dice que hasta allí llegó un barco en unas inundaciones y es en lo que se basó Bernini para hacerlo. Allí está la embajada Española. Al final de las escaleras está la iglesia de Trinita dei Monti.

Después de la foto en las escaleras, ya no os la vais a poder hacer sentados pero sí de pie, seguimos por Vía del Barbuino hasta la Piazza dei Popolo. Es la puerta norte de las antigua muralla, en el centro está un obelisco traído de Heliópolis dedicado a Ramses II, el segundo más antiguo de Roma y de los más altos. Entre las dos iglesias gemelas está la Via del Corso, que es por donde volveréis.

Cogéis esa Vía y vamos “de vuelta”. Llegareís de nuevo a la esquina de Largo Chigi (la del principio, pero a vuestra derecha, vais a ver la piazza Colonna (para mí de lo más bonito, fijaros en el relieve en espiral)   es la Columna dedicada a Marco Aurelio del año 173-196, se levantó después de su muerte y es una conmemoración de las guerras Marconianas. Arriba San Pablo del s.XVI. Los edificios son, una iglesia y dos palacio, uno de ellos el parlamento.

Lo más fácil para continuar es por Vía del Corso, buscar Via delle Muralle frente a Vía de Pietra (que es la segunda a vuestra izquierda) y llegáis a la Fontana di Trevi, volveis por la misma calle y por la Vía de Pietra llegáis al Tenplo de Adriano y San Ignacio de Loyola (entrar, es muy bonita) y de ahí al Panteón.

Frente al Panteón hay un Mc Donals (wifi gratis…). Si miráis el panteón de frente la calle de la derecha os va a llevar a la Piazza Navona.

Plaza Navona

 

En toda esta zona podéis cenar en plan italiano total, terracita, mucha pizza, cerveza y no es nada caro, tal vez tenéis que mirar un poco pero encontraréis cosas razonables.

Entrar en la piazza Navonna y mirando la iglesia de frente, a mano izquierda al final de la plaza hay una calle muy  estrechita que os va a llevar a la calle Vittorio Emanuele. Allí vais a ver el Campo de Flori, ahora llena de gatos, es el foro Argentino. Volvéis al Corso Emmanuele para ir al Palacio de Venecia y al Monumento a Vittorio Emmanuele, que si habéis seguido lo que os dije como primer día, ya lo conocéis.

 

Cinecita

Para otra incursión en Roma os faltan un montón de cosas. Como os dije, no se ve en una vida. Por ejemplo a los amantes del cine, les encanta ir a Cinecitá.

Pero lo mejor de Roma, es callejear. Perderse entre la multitud de turista e intentar no ser un turista. Para eso tendréis que ir muchas veces, pero es lo bueno de los viajes, que siempre siempre, se puede volver.