Como os decía en la introducción, es una de mis ciudades favoritas para ir a pasar unos días. Me da igual 3, 5 o un mes. Aunque tengo que reconocer que a mí me gusta volver a los sitios. La segunda vez disfruto mucho más de las ciudades, ya no tengo la incertidumbre de saber cómo moverme, visitar lo más importante, el estrés de dónde, qué y cuándo comeré, en fin, esas cosas que todos sentimos la primera vez que vamos a una gran ciudad. Así que para la primera vez con 3 o 4 días es suficiente. Las ciudades van evolucionando y al regresar, vas viendo las novedades.

Os propongo qué hacer, día a día, en vuestra primera visita a Londres.

Soho londres

Luego, más adelante, escribiré un artículo proponiendo otras alternativas para cuando se regresa por segunda vez: Greenwich, el Soho, algún espectáculo y cosas así.

 

Las últimas veces he llegado desde el aeropuerto en autobús (que es más económico que el tren) a King’s Cross. Es una estación que está pegando a la estación de St Pancras.

Con los grupos, desde la agencia, nos ponen un bus privado sólo para nosotros, que nos lleva directamente al hotel, si no cogemos los autobuses de línea que hay desde cada aeropuerto que me lo reservan desde Tempo Tours.

King’s Cross es una estación moderna con un montón de tiendas y cafeterías, y ahora es muy visitada porque es donde está el anden 9 3/4, ¿os acordáis? es donde Harry Potter cogía el tren para Hogwrats.

El hotel al que he ido últimamente es el Royal National. No está mal, tiene una categoría de tres estrellas pero es un poco justito. El desayuno es café, tostada y zumo. Tienen una parte, que si quieres, puedes optar por el desayuno continental con salchichas, bacon, huevos y alguna cosa más, pero tienes que pagar un suplemento. Por lo demás, no está nada mal para unos días.

La ventaja es que está bien situado para visitar la ciudad y que suele ser económico.

British Museum

Está situado cerca del Museo Británico, que es una visita obligada sin duda. La piedra roseta, templos griegos y la zona de Egipto no os lo podéis perder. El precio entrada es la voluntad. Hay unas cajas en las que pones el dinero que quieras. Yo siempre recomiendo dejar algo porque sin la colaboración de todos al final le pondrán un precio, aunque sea solo para el mantenimiento.

La estación de metro que está cerca del hotel es la linea de Picadilly, por lo que estás en los principales sitios turísticos en un abrir y cerrar los ojos. Delante del hotel, pasan un montón de autobuses, que es lo que yo habitualmente utilizo.

Aquí van mis propuestas día a día:

Día de llegada:

En la estación de King’s Cross, además de sacarte la foto con el trolley de Harry Potter y su bufanda, puedes comer, comprar bebida o fruta. Hay muchas tiendas, bares, cafeterías y pubs.

Harry Potter

Sales de la estación y vas hacia la derecha. Verás que está la estación de St Pancras y la estación de metro. Entra y compra las tarjetas Oyster Cards. Una por persona. Yo lo hago con 20 libras cada una, 5 libras son de fianza. Si veo que se me gasta la recargo en otras estaciones y en algunos quioscos, pero normalmente me suele valer para estar unos pocos días.

NOTA; 03/07/2020 Me ha escrito una amiga que conoce bien Londres y ha estado hace poco. Me informa que ya no es necesaria comprar la tarjeta Oystar Card porque ahora puedes pagar con tu tarjeta de crédito y débito directamente en el bus o en el tren, la tarjeta tiene que tener el sistema de pago contactless (el que apoyas la tarjeta en el datáfono, sin meter la tarjeta en la ranura). Al día como máximo te van a cobrar 7€ (depende a cuánto esté el cambio, pero más o menos) por lo que también te garantizas el precio más económico. Con hacer dos o tres viajes, ya te sale rentable. ¡¡¡MUCHAS GRACIAS, LORETO!!! 

Encima de esa estación de metro hay un hotel de cinco estrellas espectacular, el Renaissance. Estás en la calle Euston. Sigues por esa calle pasando por delante del hotel. Tienes que cruzar tu primer paso de peatones, ojo a los coches, vienen por el otro lado. En el suelo lo tienes por escrito pero si no sabes inglés, te va a dar igual. Solo piensa que conducen al revés, sobre todo cuando tienen que girar en un cruce o en una rotonda, buscan el carril contrario al que cogerías tú, por lo tanto te recomiendo que hagas mucho caso a los semáforos.

Continúa en el mismo sentido por la acera de enfrente al hotel Renaissance, un poco más adelante verás una iglesia que hace esquina con la calle Woburn que es donde un poco más adelante está el hotel Royal National. El hotel por fuera es un edificio enorme y feo.

Justo antes de llegar al hotel, vas a pasar por una tienda que está abierta 24 horas. Muy interesante para comprar la botella de agua para la habitación, algo de fruta o lo que necesites. Deciros que las latas souvenirs de té, galletas o mermelada las suelo comprar ahí, no hay diferencia con las tiendas de recuerdos y alguna vez están más económicas.

Tienda de regalos Londres

Al entrar en el patio del hotel, verás que tiene dos puertas, en la de la izquierda vas a encontrar la recepción. En ese mismo patio encontráis un pub inglés en el que te dan el famoso fish and chips que suele estar muy bien, también tienen platos combinados. En otra esquina del patio vas a encontrar una cafetería donde te venden sándwiches o trozos de pizza.  Dentro del hotel, tenéis cafetería y también varias máquinas de vending.

El desayuno se hace en dos zonas diferentes, una está detrás del mostrador de recepción y la otra en el edificio de enfrente. Os lo digo porque hay veces que hay que hacer cola y en el edificio de enfrente al de recepción, suele haber menos gente.

Bueno, hacemos el check in y a ¡¡¡visitar la ciudad!!!

Os recomiendo para el primer día el siguiente itinerario. Imagino que llegáis al mediodía:

Si os animáis a caminar, vais a hacer el mismo itinerario que el bus 59 que se coge justo enfrente del hotel, vamos hacia la derecha y claro, aquí la circulación es al revés, así que lo cogéis en la otra acera. Os lo digo porque tampoco se trata de daros una gran paliza el día de llegada y lo de ir en bus, en la planta de arriba, mola.

Bajaros en la parada que dice Aldwych, así camináis un poco hasta el río Támesis que es la siguiente parada.

Aldwych fue un asentamiento anglosajón que luego fue conquistado por los Vikingos, aunque de esto no queda nada.

Sigues hacia adelante, como si siguieras en el bus y llegas al río Támesis y al puente de Waterloo (Waterloo Bridge). Desde el puente ya ves el parlamento, la noria y una de las estampas londinenses que te vas a llevar en la retina.

Verás que a la entrada del puente hay unas escaleras, bajas por ellas y cruzas a la acera del río dirección la noria. Te vas a encontrar con la aguja de Cleopatra.Cleopatra Needle

Cleopatra’s Needle:

Hay dos obeliscos gemelos, el de Londres y el de Nueva York que está en Central Park. El de Londres fue construido por orden de Tutmosisi III en el siglo XV ac en Lunu, la heliópolis de Egipto. César Augusto, año 12, los mandó llevar a Alejandria.

El granito es de la presa de Asuán y las inscripciones fueron grabadas unos doscientos años después por Ramses II.

En el siglo XIX  fueron transportados a Londres y a NY. Son un regalo de Mehemet Ali a Gran Bretaña en conmemoración a las victorias de Lord Nelson en la batalla del Nilo y  de Sir Ralph Abercromby en la batalla de Alejandría. El Reino Unido no quiso pagar el traslado. Finalmente Erasmus Wilson financió el traslado.

Hay veces que al obelisco que está en París se le confunde con éstos pero el de París nunca estuvo en Alejandría y su gemelo está en Luxor.

Sigues de frente y llegas a un embarcadero. En la acera de en frente al embarcadero,  tienes una boca de metro, entra en ella y crúzala. Sales a una calle que tiene mucho ambiente, subes la calle y llegas a la estación de Charing Cross.

Charing Cross:

Es una de las estaciones de tren más importantes. Charing era una aldea a un par de kilómetros de la ciudad, era un cruce de caminos. Había un montón de posadas en la población. Es el kilómeto «0» del país en este momento. En 1290 el Rey Eduardo I mandó construir una cruz en honor a su mujer Leonor de Castilla. En 1643 fue destruida por los puritanos (cristianos protestantes radicales). El lugar lo ocupó una estatua de Carlos I, y en 1863 se hizo una réplica de la primera cruz con las cuatro imágenes de Leonor colocándola a la salida de la estación.

La calle que sale de frente a Charing Cross te va a llevar a Trafalgar Square.

Trafalgar Square londres

La plaza de Trafalgar:

Conmemora la batalla de Trafalgar. La escultura que está encima de la columna es el Almirante Nelson. Los leones están hechos con el metal de los cañones franceses.

La iglesia que está a un lado es San Martin’s in the Field.

El edificio es la Nacional Gallery y de frente están las estatuas de Jacobo ll y George Washington, regalo de estado de Virginia. La peana donde está Washington es de suelo americano porque él dijo que nunca pisaría suelo Británico.

Entrar en la National Gallery, por lo menos visitar la sala de Vincent Van Gogh y la Española. El precio de la entrada es la voluntad, los vigilantes tienen en la solapa unas banderas que significan el idioma que hablan, habrá varios de español. Si el primer día no os apetece ya volveréis en otro momento.

Pasando por delante de la iglesia y el lateral del museo, dirección en la que van los coches, cualquier de las calles a la derecha a partir de la tercera que cruza, os llevará a Covent Garden.

Covent Garden y su historia

La historia de la actual plaza de Covent Garden comenzó en el siglo XVII, cuando el terreno pasó de manos de los monjes de Westminster a ser propiedad de los condes de Bedford. En 1631 comenzaron las obras para convertir la zona de cultivo en una plaza pública.

En el año 1660 se creó un gran mercado de flores, frutas y verduras que hizo famoso el barrio y, a principios del siglo XIX, el aspecto de la plaza se vio modificado por la construcción de tres pabellones cubiertos que pasaron a alojar el mercado.

En 1974 el edificio del mercado fue rehabilitado para ser transformado en una superficie comercial que se ha mantenido hasta nuestros días, atrayendo tanto a turistas como a londinenses con su aire bohemio y acogedor.

Covent Garden en la actualidad

En la actualidad Covent Garden continúa siendo un barrio muy especial, animado a cualquier hora del día. En la zona se puede disfrutar de las tiendas de moda situadas en Floral Street, o bien de los pequeños puestos de los maestros artesanos de la superficie comercial cubierta.

También es posible pasar una tarde agradable tomando un café en cualquiera de los múltiples locales, visitar el Museo de los Transportes de Londres o acudir a una de las funciones de la Royal Opera House. Si podéis visitar la zona un jueves, la Piazza se llena de puestos de dulces y pasteles artesanos, y algunos otros que preparan comida deliciosa en el momento.

Entorno al Covent vais a encontrar restaurantes y pubs ingleses donde podéis comer o cenar.

De aquí, regreso hacia el hotel dando un paseo. Enseguida daréis con Holborn y siguiendo ésta calle en dirección contrario al río, llegaréis al hotel. En el camino, también encontráis restaurantes italianos, griegos, incluso cafeterías de comida rápida. Hay un restaurante italiano que se llama Trattoria Verdi que suele tener música en vivo. Lo vais a ver porque tiene un montón de bombillas de colores en la puerta.

Día 2

En caso de ser sábado tenéis que pasaros por Portobello en Notting Hill al mercadillo de segunda mano.

Portobello, Londres

Antes era un mercado de antigüedades, ahora hay de todo.

Para ir viendo la ciudad, en vez de ir en metro os recomiendo coger el bus 390 en la calle Euston, la calle por la que fuiste al hotel el día anterior. Desde el hotel, cuando llegas a la calle Euston gira a la izquierda hasta dar con la parada del bus 390 dirección Palace Court que es la última parada (creo) en la calle Beyswater. La parada Palace Court está después de la de Queensway. Como referencia verás que a tu mano izquierda estará el parque High Park.

Portobello está al final del parque, cuando llegas a la boca del metro de Notting Hill sigue a la gente, la gran mayoría van a Portobello.

El mercadillo está fenomenal. En ambos lados vas a encontrar tiendas y también puestos en la calle. En la acera de la izquierda, según vas, verás que las tiendas son unas galerías comerciales, entra, es un laberinto y vas a encontrar lo que no te puedes imaginar. Hay que visitarlas. Al final tienes puestos de comida y alimentación.

Para seguir visitando la ciudad, entra en el metro de Notting Hill directo a South Kesington, te deja al lado del museo de Historia Natural. Te recomiendo entrar en el Museo, es precioso, y  ya solo el edificio merece la pena. Y el interior está genial, entre dinosaurios y demás especies te lo vas a pasar genial.

Museo Historia Natural

 

En la calle Cromwell, que es donde está el museo, está también Harrods así que alaaa a comprar. Si miras en el mapa estás en la parte baja de High Park.

Harrods                                 Interior de Harrods

Para volver hacia el hotel, lo más rápido y fácil el metro en el mismo Harrods. Es la línea que lleva al hotel. Aunque puedes acercarte hasta el Albert Hall que está muy cerca.

La historia del Albert Hall es curiosa. Es una sala de conciertos que se construyó para cumplir el sueño del Principe Alberto, consorte de la Reina Victoria. Parece ser que el Príncipe Alberto era un señor muy culto y amante de las artes escénicas, la música y el teatro. Propuso crear unas salas y edificios permanentes en la ciudad, para la cultura y educación de la gente. Pero antes de terminar la construcción el príncipe murió, por eso se le llama Royal Albert Hall of Arts and Sciences.

Mirando al Albert Hall, está el Albert Memorial.

Albert Hall

Otra alternativa después de Harrods puede ser cruzar High Park y luego caminar por la calle Piccadilly, hasta la plaza del mismo nombre,  pero se te va a hacer muy muy largo.

Pero si quieres seguir visitando la ciudad y no quieres darte esa caminata, coge el metro en Harrods  y párate en Leicester Square. Es una zona muy entretenida, con mucho comercio, bares, gente. Muy cerca de Covent Garden y de aquí ya sabes ir al hotel.

Día 3

Estás en Londres. Hoy toca cambio de guardia y la parte más turística de la ciudad.

Vas a coger el bus detrás del hotel hasta Oxford Circus, si no me equivoca es el número 98, pero en el hotel te lo dicen. Desde Oxford Circus, caminando bajas por la calle Regents Street que te va a llevar a Piccadilly. Verás tiendas interesantes, desde la juguetería Hamleys hasta la tienda de Apple y algunas galerías comerciales.

Galeria ComercialLondres Soho

Piccadilly;

La plaza es conocida por sus carteles luminosos y lafuente de Eros situada en el centro. Es un lugar de reunión, como un punto de encuentro y uno de los iconos de Londres. Por la zona hay  una gran cantidad de tiendas, cines y teatros, también restaurantes para todos los gustos.

Piccadilly Circus es uno de los lugares más animados de Londres.National Gallery

 

Siguiendo la calle de la izquierda (por donde van los coches) llegas a Trafalgar. Si no has entrado en la National Gallery, merece la pena.

 

Si te pones en la plaza con el museo a tu espalda, vas a ver un arco a mano derecha, que es la entrada a una calle que se llama The Mall, al final está el Palacio de Buckingham. Pero vamos a pasar por las caballerizas de la Reina así que en vez de pasar por el arco, vas a bajar la calle que sale de frente a los leones. Según vas bajando por la acera de la derecha, verás un teatro y un pub en el que se come fenomenal.

Caballeriza Reina

Enseguida llegas  al edificio de las caballerizas con dos guardias montados a caballo. Entra al patio y sal por la parte de atrás. Puedes hacerte fotos con los guardias, pero no te acerques mucho, hay una línea pintada en el suelo delante de los guardias que no la puedes sobrepasar.

Al salir por la parte de atrás, ves el parque de St. James. Atraviesalo y llegarás al palacio de Buckngham.

Saint James Park         Cambio de guardia

Tienes que enterarte bien de cuando es el cambio de guardia. En verano es todos los días pero en invierno es un día sí y un día no. Te puede coincidir que noviembre sea los días pares y diciembre los impares. Pero si te parece, escríbeme un mail (viajarconlorea@gmail.com) y te informo.

El palacio de Buckingham:

Construido en 1703 para el duque de Buckingham, fue utilizado como hotel pero fue adquirido por el rey Jorge III en 1762 para ser utilizado como residencia privada. Desde su construcción ha sido ampliado y remodelado en varias ocasiones.

Durante las dos guerras mundiales el palacio sobrevivió de manera ejemplar. En la Primera Guerra Mundial tuvo la suerte de no ser atacado pero, durante la Segunda Guerra Mundial, fue bombardeado en diferentes ocasiones. El bombardeo más importante destruyó la capilla real en 1940.

Una vez terminado el cambio de guardia, seguimos la visita de la ciudad. Dejamos el palacio a mano derecha. Sigue unos metros y a mano izquierda te sale la calle Palace ST. Y en la calle Palace está la calle Cathedral Walk que creo que ya es peatonal y te lleva a la Catedral Católica de Westmister, tienes que entrar, es gratuita y hasta ahí llego el Papa Juan Pablo II. Está fenomenal. En esta zona tienes bares, cafeterías y demás para tomar algo, o comer.

Sigues por la calle Victoria y vas a dar a la Abadía Westmister. Si sólo estás dispuesto a pagar una entrada en Londres, que sea ésta. Es una iglesia gótica anglicana del tamaño de una catedral. Los monarcas tienen por costumbre casarse aquí (menos Lady Di) y dentro están enterrados los personajes más ilustres no solo de la familia real sino aristócratas y personas muy conocidas. Merece mucho la pena entrar.

Ya has llegado al famoso Palacio de Westmister, parlamento de Londres, y al Big Ben.

Big Ben                                                     

El Palacio de Westmister

Es patrimonio de la Humanidad desde 1987. Fue un palacio real pero desde el siglo XVI ningún monarca ha vivido en él. El palacio fue practicante destruido en un incendio y reconstruido en el siglo XIX. Es de estilo neogótico. Tiene más de mil habitaciones y es la sede del Parlamento. Pero lo más famoso que tiene es el reloj de la torre,  donde está la campana Big Ben.

El Parlamento:

Con sus dos cámaras, la de los Lores y la de los Comunes. Los Lores pueden ser religiosos o nobles, los Comunes son elegidos. Todos los años hay una ceremonia de apertura del Parlamento en noviembre que la celebra la Reina. Se puede visitar, pero hay días y horas muy concretas.

El Big Ben:

Big Ben es el nombre de la campana, construida en 1858. La torre donde se aloja es la de San Esteban. Se destruyó también en el incendio y se reconstruyó en estilo gótico para diferenciarlo del resto de las naciones que usaban el dórico. El reloj mide 55 m. El minutero 4,30 m y la saet horaria 2,70 m.

Pasando el puente os centrareis con la noria o London Eye:

Puente Parlamento y noria

Se inauguró en el año 2000,  y tiene 135 metros de altura. Se la conoce como The London Eye (El Ojo de Londres) y también como Millennium Wheel (Rueda del Milenio). Fue la mayor noria del mundo hasta el año  2006 que se inauguró Nachang en China y luego en el 2008 la de Singapore Flyer que tiene 165 metros.

La Noria dispone de 32 cabinas de cristal, con una capacidad para 25 personas. Gira constantemente a velocidad lenta para permitir que la gente pueda subir sin detenerse. El recorrido dura unos 30 minutos. Desde la noria tienes unas vistas impresionantes de la ciudad.  Con la entrada se incluye el acceso a la «4D Experience», un pequeño corto en tres dimensiones sobre la ciudad. Hay en ocasiones que suele haber mucha cola para coger las entradas y también para montar. Como entra mucha gente en cada cabina no se te hace tan largo, pero hay épocas en las que la cola puede ser de más de una hora.

Después merece muchísimo la pena pasear por ese lado del río. Por lo menos hasta el puente de Waterloo donde vais a encontrar un montón de restaurantes y zona de ocio. Desde aquí, al hotel, ya sabéis ir ¿a que sí? Cruzar el puente de Waterloo y todo seguido llegaréis a Holborn y más adelante el hotel.

Día 4

Hoy British Museum, catedral anglicana de Saint Paul, la Torre de Londres y Canden Town. Un gran plan.

British Museum

Salir del hotel a mano derecha. Atravesar de manera diagonal el parque Russell y seguir por la calle a la que llegáis. Os saldrá el edificio del Museo Británico (British Museum) a vuestra mano derecha. La entrada es gratuita y dentro hay unas urnas para recoger la voluntad. Merece mucho la pena que se conserve, así que recomiendo siempre echar algo, tanto aquí como en cualquiera de los museos que sean la voluntad. Entre todos podremos seguir teniendo museos gratuitos para que todo el mundo los pueda disfrutar.

Entrar por la sala de Egipto, se la conoce porque en la puerta está la piedra roseta. Ya dentro empezar por la izquierda, y seguir el pasillo, pasarás por Babilonia, Grecia, Roma, Egipto… es una sala increíble.

Pero como no has venido a Londres a ver solo este museo, date un par de hora y sigue la visita por la ciudad. Sal por donde has venido y camina hasta la calle High Holborn y gira a la izquierda. Los buses 8, 25 y 242 te llevan a Saint Paul.

Saint Paul

 

La parada se llama así. Los domingos que hay misa se puede entrar sin pagar media hora antes. Yo he entrado pagando varias veces  porque creo que sí que merece la pena,  pero coged los auriculares porque sino no te vas a dar cuenta de lo importante que es esta iglesia. El lugar donde está el edificio siempre ha sido un lugar sagrado. Elegido para instalar primero un dolmen, luego un templo griego y al final la iglesias más antigua de Inglaterra en el año 666. Acontecimientos tan importantes como la boda de Lady Dí y o el funeral de Churchil la hacen una catedral especial.

Una vez vista la iglesia, en la parte de atrás en la otra acera vas a ver el punto de información y turismo y justo detrás sale una calle que te lleva al río y al puente del Milenio. Es peatonal. Cruzas el puente y una vez en la otra orilla coges hacia la izquierda y a pasear, hasta el puente de la Torre de Londres.

Puente milenio Londres

Es una zona muy agradable. Pasarás delante del museo de arte moderno, Tate Museum, el teatro The Globe donde Shakespeare representaba sus obras, además del barco de Francis Drake, unas galerías comerciales muy bonitas y un montón de lugares interesantes.

Galerias Londres                Glove

Cuando llegues al puente de la torre, lo cruzas.

Puente de la Torre                             Castillo de la Torre

Al otro lado tienes el castillo de Enrique VIII. Es donde están las joyas de la corona, los beefeter, los cuervos… La entrada no es barata pero merece la pena saber la historia del castillo y parte de la historia de Inglaterra.

Frente a la puerta tienes una zona donde hay bares de comida rápida. Aunque si llegas a la carretera, en el edificio de enfrente hay un pub que hace esquina que se come fenomenal. Es pequeño, tiene dos plantas y no es nada caro.

El metro detrás del castillo, se llama la estación de Monument y tiene línea directa a Candem Town.

En Candem, sales del metro y vas a llegar a una calle muy concurrida de gente. Las fachadas de los edificios son muy curiosas, tienen una zapatilla y cosas así, pero tenéis que llegar al final de la calle, hasta el puente del tren. Es donde están las caballerizas y el mercado. Un espacio original, diferente que solo lo vas a encontrar en Londres.

Canden Town                                Candem Town 1

Para volver al hotel; Tal vez el metro esté cerrado así que hay que coger el bus o un taxi. Puede ser una oportunidad para probar uno de estos taxis Londinenses que vemos en las películas. Si quieres coger el bus, tenéis que llegar a donde os ha dejado el metro. Es una esquina donde confluyen varias calles. Ahí ya vas a ver algún bus que baja de nuevo a la ciudad. Síguelo hasta que llegues a la calle donde paran todos los autobuses. La calle Bayham St. Los buses que puedes coger son el 168 o el 88. Los dos te dejan delante de la puerta del hotel, la parada del hotel se llama igual que la del metro Rusell Square.

Creo que para ser la primera incursión en Londres ya es suficiente.

Para ir al aeropuerto, tienes que seguir los mismos pasos que cuando viniste. En la agencia de viajes Tempo Tours o en la tuya de confianza te habrán dado ya los billetes del bus con los horarios, así que seguro te resulta muy fácil.

Más adelante, escribiré otro artículo para una segunda visita a ésta maravillosa ciudad. Nos faltan cosas muy importantes, navegar el Támesis, visitar Greenwhich, el Soho, algún espectáculo, en fin, cantidad de cosas que dejaremos para nuestra segunda visita a London.

Casi todas las referencias históricas las he buscado en Internet, en páginas de información como Wikipedia