¿Qué me llevo de viaje? Ideas útiles para regalar.

Estas imágenes os llevan directamente a la web de Amazón. 

Maletas FERGÉ Juego 3 Maletas rígidas Marsella Equipaje de Viaje Dura Trolley Set con 4 Ruedas giratorias Plateado               Auriculares Auriculares de Diadema Estéreo Inalámbricos con Cancelación de Ruido.Srhythm NC25 Headhpones Ligeros Plegables con Hi-Fi, ...             Portadocumentos   Miniland - Portadocumentos Bebé, cartilla sanitaria bebé, funda libro de embarazo. Colección Magical.              Libros   

 

Regalar artículos de viaje es de las mejores ideas que podemos tener para reactivar la ilusión y los sueños viajeros que hemos dejado aparcados este año.

Os cuento qué me llevo yo de viaje, que también os sirve como ideas para regalar. A todas estas ideas les añado, su enlace correspondiente a Amazón para que podáis ver el resto de las características de los diferentes artículos, así si queréis, los podéis adquirir directamente, o navegar en la web de Amazón para seguir buscando el regalo ideal.

Lo primero que saco al preparar el viaje son las maletas. Las hay de todos los precios y tamaños. Para viajes de tres o cuatro días yo suelo llevar el tamaño de cabina.   Dicen que un buen viajero con maleta pequeña se arregla. La verdad es que con los años, cada vez llevo menos cosas, así que con ese tamaño de maleta me arreglo, pero cuando es para una semana o más, me llevo ésta maleta, es de un tamaño mediano. Me gusta que no tengan cremallera y las prefiero rígidas, que no sean muy grandes porque luego pesan muchísimo y a la hora de arrastrarlas por las ciudades hay veces que es un incordio. Pensad que vayais donde vayais, siempre habrá algún sitio en el que podréis adquirir lo que necesitéis. Así que, os recomiendo, que llevéis lo justo o menos.

ANECDOTA;

Os voy a contar una anécdota de hace ya unos años. En un viaje de trabajo a Italia, estando esperando a las maletas en la cinta del aeropuerto, empezó a oler a Limoncello (limonchelo). Un licor típico italiano que se obtiene por la maceración en alcohol de cáscara de limón. Total que empezamos a ver que bastantes maletas venían sucias. La mía, que era de esas rígidas, no sufrió mucho. Me acerqué al lavabo y con un poco de agua y jabón lo solucioné y el interior estaba seco. Pero, iba con un compañero de trabajo que llevaba otro tipo de maleta y no la pudo limpiar. Pasamos el resto del día en un coche de alquiler con aroma a  limoncello. Cuando llegamos a Pescara, que era el lugar a donde teníamos que ir, mi compañero tuvo que llevar el traje completo a la tintorería del hotel, porque estaba empapado del licor y al día siguiente teníamos una cena de bienvenida.

****

Otra cosa que a mí no me falta en los viajes es música y un libro. Me da miedo volar. Sí, sé que parece mentira pero los que me conocen pueden corroborarlo. He hecho hasta el curso de miedo a volar de Iberia, si queréis información me escribís y os lo cuento. Total, que descubrí hace tiempo que si me pongo música en el avión a todo volumen, lo paso mucho mejor. Yo utilizo estos auriculares y me van bien. Son muy baratitos y para un regalo vas a quedar fenomenal. Y por supuesto un libro. Antes no podía leer en los transportes, ni en coches ni en buses ni nada pero a base de viajar mucho ya leo en cualquier lugar sin marearme.

CURIOSIDAD;

No sé si os ha pasado que de repente encontráis un libro en cualquier parte. Bueno pues puede ser que lo haya dejado yo. Yo me llevo un libro de viaje. Si lo termino durante el mismo y estoy en un país de habla hispana, directamente lo abandono en un lugar público. En la primera página escribo: «Soy un libro viajero, te invito a leerme y una vez que me hayas terminado, déjame seguir viajando y que otra persona me disfrute.» Me he encontrado libros en aeropuertos, parques y hasta en centros de salud. Y no solo en castellano, también en inglés y en euskera. Hace tiempo participaba en Bookcrossing que es la práctica de dejar libros en lugares públicos para que los recojan otros lectores, que después harán lo mismo. Está genial y promueves la lectura.

****

Ni qué decir tiene que la ropa sea cómoda y adecuada para el destino que llevas. En la agencia de viajes Tempo Tours, seguro que te recomendarán qué llevar. Por ejemplo, si vas a Laponia en diciembre como cuando fuí con mi familia, una cosa que me pareció curiosa fueron las manoplas  . Igual a vosotros os sale de ojo, pero yo pensaba llevar mis guantes de lana que utilizo en Valladolid. Pero me recomendaron las manoplas, porque el guante como tal, no da calor. El calor lo tiene el cuerpo, la piel. Por lo que para conservarlo lo mejor es tener todos los dedos en un mismo sitio y así se conserva el calor. Cuando llegué todo el mundo llevaba manoplas.

O cuando vas a hacer un safari en África te recomiendan calzado cerrado como para trekking  y ropa de colores tierra que no destaquen, ni negro ni blanco ni colorines. Tampoco llevar nada con olor, desodorantes o crema hidratante sin perfume. Imprescindible llevar el tan de moda en la actualidad gel hidroalcoholicorepelente de mosquitos de calidad. Las maletas en este viaje no debían ser rígidas, así que nos hicimos con unas bolsas de viaje con ruedas.

En todos los viajes llevo unas gafas de sol y también un sombrero o una gorra. Si es invierno por supuesto mi gorro y mi bufanda.

ANÉCDOTA:

Una de las veces que fuí a Nueva York, era invierno. Nos pilló una de esas nevadas que suelen salir en las películas. La ciudad estaba increíblemente preciosa. Me llevé una botas estupendas, con piel de borreguillo, con la suela que no resbalaba, en fin todo muy preparado. Pero, eran nuevas. Ya sé, error de novata pero… Total que tuve que ir a Macy’s y me compré mis primeras Skechers que en aquel entonces eran carísimas pero no me quedó otra.  Y a los dos meses de regresar, me hice el camino de Santiago con ellas así que las amorticé bien.

****

Cuando salgo de viaje, normalmente llevo una mochila. Antes no había estas mochilas modernas antirobo y la solía llevar colgada por delante por el tema de los robos. Era un tanto incómoda pero cuando estas de viaje, normalmente caminas mucho y las cintas de los bolsos terminan haciéndome daño en el cuello. Ahora llevo una mochila con antirobo Todo un invento. La cremallera está oculta, las correas son más anchas y más cómodas, también tiene un puerto USB en el que conecto el móvil y lo recargo.

****

Otra cosa que utilizo en mis viajes son los  portadocumentos . Es que me pongo muy nerviosa cuando busco los papeles y no los encuentro. Así que con una cartera de éstas me arreglo fenomenal. Hay muchísimas. No son nada caras y son muy útiles. Totalmente recomendables. Te entra el pasaporte y todo. No hay como viajar con todo lo más importante controlado para evitar sustos y disgustos.

¿QUÉ PASA SI PIERDES O SE TE OLVIDA EL PASAPORTE?

Bueno, si vas a empezar el viaje, y llegas al aeropuerto de Madrid, Adolfo Suárez, tu primer vuelo de viaje y ¡uf! el pasaporte en casa y estás a trescientos kilómetros. No te da tiempo para ir a por él. En los aeropuertos hay una comisaría. Presentando tu D.N.I y tus pasajes te harán un pasaporte provisional.  Ya lo has solucionado pero el sofocón que te has llevado no compensa. Así que mejor pide que te regalen un portadocumentos y hazte con uno sin falta.

Pero ¿y si estás de viaje fuera de Europa y lo has perdido? Pues tienes un problema. De entrada tienes que ir al consulado y presentar en carnet de identidad original. Te harán el pasaporte también provisional. Esto si lo has perdido o te lo han robado. Si te has dado cuenta ya cuando estás en el aeropuerto, posiblemente pierdas el vuelo y tendrás que comprar un billete para siguiente. Te recomiendo que lleves el carnet de identidad y el pasaporte separados. Si pierdes el bolso donde tienes el pasaporte por lo menos con el D.N.I conseguirás otro, si no el problema es mayor.

****